The house (2017)

the-house.jpg

Una película con altos pilares cómicos que no llega a ser muy cómica en realidad. Se ejecuta en situaciones graciosas de una forma un poco desprolija y totalmente convencional. No sorprende en absoluto, pero si hay que ser honestos, no defrauda en su totalidad. The house (2017) es una de esas comedias de las que uno se engancha un domingo a la tarde pero de las que hay que hablar con sinceridad puesto que si uno la ve en cartelera muy difícilmente se convierte en una opción primeriza en la adquisición de entradas.

The house (2017) incide en un matrimonio, Los Johansen (Will Ferrel y Amy Poehler) que al encontrarse sin dinero para poder matricular a su hija Alex (Ryan Simkins) en la universidad deciden negociar con el amigo de la familia, Frank (Jason Mantzoukas) y poner un casino clandestino en el sótano de la casa de este ultimo.

Es ahí donde se disparan un montón de situaciones impredecibles al empezar a funcionar cada vez mejor el negocio y llamar la atención de las autoridades locales.

will-ferrell-amy-poehler-te-house-trailer.jpg

 

Andrew Jay Cohen se esmera por entregarnos una comedia de situaciones simples que no llega a satisfacer en su totalidad. Si tengo que ser honesto la palabra clave para esta comedia vendría a ser “mediocre”.

Si uno le presta atención a The house, probablemente se da cuenta de que la mayoría de la película se salva por alguna que otra situación cómica ejecutada de una manera veloz, casi por no decir que la película se hace de la improvisación de sus figuras para mantenerse dentro de su propio ámbito.

the_house-2017-screen2.jpg

Y es acaso que la comedia en si no se trata de eso? Y si, la realidad es que lo cómico se funcionaliza en base a una improvisación que consiste de muchas ramificaciones, y una de ellas es la verborragia, la física, la gráfica.

Pero es extraño, The house parece cortarle las alas a algunas escenas importantes. Y es mas parece obviar el libre albedrío de sus figuras, para presentarnos, para introducirnos una historia sosa de un acabado cómico que parece funcionar de una manera demasiado estudiada, por no decir sufrida.

Amy Poehler es funcional, dentro de los limites a los que la película infiere, el que perdió en consideración su gracia es Will Ferrel, que solo parece repuntar en un solo momento casi a mitad de la cinta. Todo lo demás es demasiado sobrio, genérico, y por momentos, se le da mas atención a la hija que a los “capos” de la comedia.

Lamentable. 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s